Principal / Boss Dark / El Tiburón Blanco y La Leyenda Del Megalodon

El Tiburón Blanco y La Leyenda Del Megalodon

Canal Youtube BossDark

El Tiburón Blanco y La Leyenda Del Megalodon

Una nueva investigación pone fecha a la desaparición de este Tiburón monstruo comeballenas hace 2,6 millones de años. El megalodón es el tiburón más grande que jamás haya existido, un monstruo de casi 20 metros de longitud y 50 toneladas de peso que se alimentaba de las ballenas primitivas desde el Mioceno medio hace casi 16 millones de años. Existen dudas sobre cuál fue el destino de este depredador, uno de los más voraces del planeta, hasta el punto de que algunas personas aseguran haberlo avistado en la actualidad y le atribuyen restos encontrados en las costas o la muerte de otros tiburones.

El mito ha sido alimentado por algunos programas de televisión que sugerían que el gigante podía seguir surcando las aguas. Sin embargo, un nuevo estudio de la Universidad de Florida (EE.UU.) deja esos casos en la categoría de leyenda. Es imposible que el megalodón se esconda en el fondo de los océanos porque, según los investigadores, el animal desapareció exactamente hace 2,6 millones de años.

Tiburon Megalodon
Los científicos han puesto fecha a la extinción de este tiburón gigantesco y esperan aclarar la confusión del público con su trabajo publicado en la revista PLoS ONE. «Me sentí atraída por el estudio de la extinción del Carcharocles megalodon porque es fundamental saber cuándo las especies se extinguen para, a continuación, empezar a entender las causas y las consecuencias de tal evento», dice Catalina Pimiento, autora principal de la investigación. «También creo que las personas que están interesadas en este animal tienen derecho a saber lo que la evidencia científica demuestra, sobre todo a raíz de especiales de Discovery Channel que implicaban que el megalodón puede todavía estar vivo».

Además, el estudio también puede ayudar a los científicos a entender mejor los posibles efectos de la pérdida de los principales depredadores del planeta, especialmente los grandes tiburones, debido a la crisis actual de la biodiversidad. «Estimaciones recientes muestran que los grandes tiburones de aguas poco profundas están en mayor riesgo entre los animales marinos, y el riesgo global de la extinción del tiburón es sustancialmente mayor que el de la mayoría de vertebrados», advierte Pimiento.

Las ballenas crecieron

Megalodon
El motivo de este planteamiento es que los investigadores se dieron cuenta de que cuando el megalodón se extinguió, las ballenas adquirieron el gran tamaño y la alimentación por filtro que tienen en la actualidad.

Para el nuevo estudio, los investigadores utilizaron las bases de datos y publicaciones científicas de los más recientes registros del megalodón y calcularon la extinción utilizando un nuevo modelo matemático de la Universidad de Zurich.

El paleontólogo de vertebrados Jorge Vélez-Juarbe, del Museo de Historia Natural del Condado de Los Angeles, señala que el estudio no sólo servirá como una referencia clave para desacreditar el mito de que el megalodón todavía existe, sino que sus novedosos métodos influirán en el futuro de la investigación científica de plantas y animales extintos.

«La metodología que utilizan los autores sólo se había empleado anteriormente para determinar las fechas de extinción en tiempos históricos, como por ejemplo para estimar la fecha de extinción del pájaro dodo», dice Vélez-Juarbe. «En este trabajo, los científicos aplicaron la misma metodología para determinar la extinción de un organismo de hace millones de años. Es una nueva herramienta que los paleobiólogos no tenían o no habían pensado utilizar».

Tiburon Blanco
El legendario tiburón blanco es un pez cartilaginoso que ha causado temor y admiración desde hace muchísimos años. Es considerado el depredador más grande de los mares y el más fiero, pero hay más imaginación que verdad en esta sentencia. Su reputación de “devorador de hombres” también está alejada de la realidad.

El cuerpo del tiburón blanco es robusto y fusiforme, de unos 4-7 metros de longitud pero el promedio es de 6 metros. Su peso se sitúa entre 3,000 y 3,400 kilogramos. Las hembras adultas alcanzan un peso y longitud mayor que los machos, los cuales suelen ser 2 metros más pequeños.

Tiene un hocico estrecho y puntiagudo, 2 aletas pectorales y una primera aleta dorsal con forma de triángulo. La aleta caudal tiene forma de media luna y su lóbulo superior e inferior son largos y de tamaño muy similar, casi simétricos. La boca mide 0.9 a 1.2 metros de ancho; está provista de varias hileras de dientes triangulares, puntiagudos y aserrados que el escualo muda varias veces durante toda su vida. Posee pequeños ojos color ónix y narinas hacia el final del hocico.

Alimentación

La dieta de este tiburón es, por supuesto, carnívora. Sin embargo no suele alimentarse de especies grandes, sino de animales más pequeños como calamares, rayas y otros peces. Los ejemplares adultos incluyen a otros tiburones, a focas, a leones marinos, a delfines y cadáveres de ballenas; en ocasiones atrapan tortugas y aves marinas y las consumen. Tiene una marcada preferencia por las presas ricas en grasa.

Tiene diversas estrategias de caza en función de la especie objetivo y del tamaño de ésta. Lo más usual es que, una vez detectado su potencial alimento mediante la electrorrecepción, se ubique debajo y posteriormente se dirija sigilosamente en forma vertical. Ya más cerca, propina un severo mordisco y espera que el animal se desangre y muera para después dedicarse a comerlo. Si la presa se resiste trata de sujetarla con los dientes inferiores mientras los inferiores desgarran los tejidos. Las formas más comunes de muerte en las presas son la decapitación, la mutilación y la pérdida de sangre.

Comportamiento

Es un animal mayormente solitario sin que esto signifique que no se pueda reunir con otros de su misma especie. Se le ha visto unas pocas veces acompañado de una hembra o un macho y hasta en grupos pequeños. Se presume que en sus grupos hay dominancia jerárquica y las hembras están a la cabeza pero entre todos, los grandes someten a los pequeños, y los residentes del grupo durante largo tiempo dominan a los recién llegados.

Está activo tanto en el día como en la noche. Curiosamente, acostumbra saltar sobre la superficie del agua en intervalos de tiempo cortos para observar a su alrededor y buscar presas. No es agresivo con sus congéneres pero si se siente amenazado es posible que muerda a su oponente como medida de advertencia.

La mayoría de las personas temen especialmente al tiburón blanco y se le considera una máquina come-hombres. Cierto es que es un depredador fuerte y efectivo, pero no siente debilidad por los humanos. Los ataques resultan de la confusión de un humano con una presa y si bien dan una “mordida de prueba”, es poco probable que mate una vez que constata que no se trata de su alimento habitual.

Tiburon Oceano
Hábitos reproductivos

El macho madura sexualmente a partir de los 9 años de edad pero la hembra madura entre los 14 y los 16 años. Esta especie es de lento crecimiento, tardía maduración y vida relativamente longeva.

La reproducción es ovovivípara. Las mordeduras en los flancos, el dorso y las aletas pectorales de las hembras indican que los machos ejercen una agresividad “suave” antes y durante el apareamiento. Para fertilizar internamente los huevos, el macho inserta los claspers en el oviducto femenino para que se desarrollen dentro del cuerpo. Antes del nacimiento, los embriones desarrollados probablemente practican oofagia.

El período de gestación dura entre 12 y 18 meses, después de los cuales la hembra da a luz entre 2 y 10 crías vivas de más de 1 metro de longitud. Cabe recalcar que la hembra da a luz cada 2 o 3 años.
Amenazas y conservación

El tiburón blanco se encuentra en la parte superior de la cadena alimenticia y salvo orcas, ballenas y humanos, no tiene gran cantidad de depredadores. No obstante, la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza lo ha clasificado como especie “Vulnerable” ya que la sobrepesca y la captura incidental han provocado una disminución en el número de individuos, lo que adquiere mayores dimensiones dada la baja tasa de reproducción.

Algunos países como Estados Unidos, Sudáfrica, Namibia, Malta y Australia protegen al tiburón blanco dentro de sus dominios, pero sigue siendo un pez temido e incomprendido, por lo que los esfuerzos de conservación no tienen un alcance e impacto suficiente.

¿Podría el Megalodon aun vivir en las profundidades del océano?

El tiburón Megalodon (C. megalodon) es ampliamente considerado como el tiburón más grande que ha vivido en la Tierra y  como uno de los más grandes depredadores vertebrados en la historia. Los Megalodones recorrían los mares desde hace alrededor de 28 millones años hasta hace 1.6 millones de años, cuando fueron exterminados por la extinción del periodo Pleistoceno.

Los Megalodones eran conocidos por ser increíblemente enormes. Algunos de los dientes descubiertos pertenecientes a este gran depredador tienen un tamaño de más 17 centímetros (7 pulgadas) de altura total, pero la mayoría son de 3 a 5 pulgadas. Las reconstrucciones utilizando mandíbulas y otros restos fósiles sugieren que el Megalodon probablemente alcanzo longitudes máximas de hasta 54 pies (16,5 metros), alrededor de 3 veces más grande que los tiburones blancos (Carcharodon carcharias). Incluso hacen ver al  T-rex como enanos.

La amplia gama de fósiles recolectados del Megalodon, particularmente de dientes, sugiere que se trataba de una especie cosmopolita que hábito una amplia gama de ambientes marinos, prefiriendo cálidas y templadas aguas. Estaban en la cima de la cadena alimenticia y se habrían alimentado de grandes presas como los cetáceos (delfines y ballenas).

Como se ha mencionado, el Megalodon se extinguió hace aproximadamente 1,6 millones de años. Pero algunas personas no están satisfechos con esto y están convencidos de que todavía puedan existir. Por desgracia, algunos documentales (que utilizan material de archivo falso) tienen a muchas personas completamente convencidas de que todavía están escondidos en el océano. Así que vamos a ir a través de los argumentos comunes y espero que podamos llegar a una conclusión sensata.

La Leyenda

En primer lugar, nadie tiene evidencia directa que sugiera que todavía existen. No, ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia- esto lo sabemos. Es muy difícil de probar algo que no existe, pero igualmente eso no significa que el  Megalodon todavía está al acecho en alguna parte.

Diente Megalodon

Un par de descubrimientos inesperados han alimentado la creencia de que el Megalodon  aún existe; al igual que los Celacantos y el Tiburón de Boca Ancha. Los Celacantos son antiguas especies de peces,  se cree que han estado extintos desde el fin del Período Cretáceo, hace alrededor 65 millones de años. Sin embargo, para gran emoción de la comunidad científica, uno fue capturado en 1938 y otra en 1952.

Desde entonces muchos han sido vistos en todo el mundo. El Celacanto es una especie bastante fácil de no ver o pasar por alto – por lo general viven a grandes profundidades, y pasan mucho de su tiempo en cuevas. Pero el hecho de que nos equivocamos con los Celacantos y su extinción no quiere decir que nos hayamos equivocado con el Megalodon.

El Tiburón de Boca Ancha fue descubierto en 1976. Este tiburón se alimenta de plancton y puede alcanzar hasta 15 pies (4,5 metros) de longitud, bastante grande. Esto pone en relieve el hecho de que incluso grandes especies de tiburones se pueden escapar de nuestros radares y pasar años acechando en los océanos, pero una vez más,  esto no prueba que existe el  Megalodon.

Su Dentadura

Los tiburones regularmente cambian o mudan los dientes, pero no se ha descubierto ningún diente de Megalodon con indicios de que su dueño lo perdió recientemente.

Otra idea que circula es  que el  Megalodon se ha escondido en los partes más profundas de los océanos, escapando de nuestra detección.  Probablemente no. La evidencia fósil del Megalodon sugiere que esta especie prefería aguas menos profundas, aguas cálidas y zonas que estuvieran plagadas de grandes presas necesarias para sostener su población. También utilizaban las áreas costeras como zonas de alumbramiento para sus crías. Por otra parte, se cree que uno de los factores que pudo haber contribuido a su extinción fue la migración de sus presas a aguas más frías, lo que restringió el alimento.

Dentadura Megalodon

Es cierto que sólo se ha explorado una pequeña porción de los océanos. Pero la inmensa mayoría de la vida marina vive en los primeros cientos de metros, donde la luz del sol puede llegar. Debajo de eso, la vida se vuelve altamente especializada y los animales grandes son raros.

El Megalodon era enorme y necesitaban un suministro constante de animales grandes para poder alimentarse. Quizás el Megalodon no se extinguió pero evoluciono en un tiburón especializado más pequeño capaz de vivir lo profundo de los océanos, con lo cual dejaría de ser un Megalodon.

Incluso si estuvieran de alguna manera, escondidos en las profundidades de los océanos como el calamar gigante, del cual si hay evidencia documentada, ya que  tentáculos y cuerpos han aparecido en las costas durante años, así como imágenes y video de estos animales vivos. Reiteramos el Megalodon era gigante! Si todavía existiera, ya se habría descubierto. Se estaría alimentando de tiburones y ballenas masivamente en todo el mundo. Veríamos evidencia de marcas de mordeduras en las ballenas, cicatrices de viejos ataques (demasiado grandes para ser de cualquier tiburón conocido).

Estamos seguros de que la mayoría de la gente está contenta con la idea de que el Megalodon se ha extinguido, pero para los pocos individuos que todavía están esperanzados con su existencia esperamos que esto sea suficiente para convencerlos de que la ciencia dice lo contrario.

No te lo pierdas!

Carmen Mendivil

La Terrorífica Historia de Carmen Mendivil

Carmen Mendivil tenia tan solo 5 años cuando desapareció un 7 de octubre de 1924. ...

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver enlace ACEPTAR

Aviso de cookies